Seguridad infantil en piscinas naturalizadas

Seguridad infantil en piscinas naturalizadas

La seguridad infantil en piscinas naturalizadas es un tema que preocupa a todos/as aquellos que tienen niños en casa, y no es de extrañar, todos los años se oyen noticias de niños que han muerto ahogados en piscinas.

La primera medida para mejorar la seguridad infantil en piscinas naturalizadas es que los niños aprendan a nadar lo antes posible. Elementos como los manguitos o los flotadores pueden ser causantes de accidentes, así que lo mejor es que los pequeños sepan defenderse sin ellos cuanto antes mejor.

A pesar de que los niños sepan nadar, nunca se les debe dejar solos en la piscina. Siempre debería haber como mínimo un adulto con ellos, controlando que el baño y los juegos discurren sin ningún tipo de problema.

Las piscinas suelen tener zonas como los filtros en los que los niños pueden meter las manos y quedarse atascados. Lo mejor para evitar accidentes es usar tapas de seguridad en los filtros.

La seguridad infantil en piscinas naturalizadas es muy importante dentro del agua, pero también fuera de ella. Los niños se divierten correteando de un lado para otro, pero deberíamos evitar que corran en las zonas cercanas a la piscina. Es normal que este área suela estar mojada, por lo que pueden producirse resbalones y caídas.

Los niños no deben tener miedo al agua, pero se les debe inculcar desde pequeños que si le deben tenerle respeto. Incluso aquellas personas que son expertas nadadoras pueden llegar a sufrir un accidente y a consecuencia del mismo sufrir un ahogamiento. Por ello, lo mejor es enseñar a los niños a disfrutar del agua siempre con precaución.

Aplicando unas normas de cuidado esenciales, toda la familia puede disfrutar de la biopiscina en condiciones de seguridad y sin tener que renunciar a la diversión que supone un baño refrescante.